¿ Quién Mató a Patricia Mardones ?

¿ Quién Mató a Patricia Mardones ?

$10.000 CLP
Agregar a la lista de deseos

Formato: Libro Físico
Titulo: ¿ Quién Mató a Patricia Mardones ?
Editorial: Mago
Autor: Cristián Martínez Arriagada

El origen de este texto puede parecer baladí, aunque el trasfondo es doloroso. Una mañana, viendo un matinal de televisión, presencié el incómodo momento vivido por el actor Alejandro Goic con una de las panelistas de ese programa. Goic dijo que no podía compartir en ese espacio con alguien que avalaba la dictadura de Pinochet y la violación a los DDHH y se retiró dignamente del set. Ese simple y digno gesto me gatilló una serie de escenas que luego fui intercalando, a su vez, sirvió para crear al personaje principal de la novela: una mujer fanática y desalmada que trabaja en la TV y que tiene la libertad de decir todas las barbaridades que se le ocurren. Ese es otro ejemplo de la impunidad que aún impera en nuestro país. Aunque la dictadura concluyó oficialmente en 1990, aún existen muchas historias que contar respecto a ella, y aún hay mucha gente que debiera responder judicial o éticamente por haber avalado un régimen asesino: algunos son rostros de TV, otros son políticos que aún ocupan altos cargos de poder. De ellos trato de hacerme cargo en esta novela, donde intercalo episodios tremendamente trágicos, apoyado con documentos de prensa, con otros más livianos e hilarantes, y a través del sarcasmo, doy cuenta de lo absurdo del discurso de muchos de ellos. Espero que los lectores, además de entretenerse con la lectura, logren vislumbrar los riesgos de ciertos discursos que parecen estar ganando adeptos y espacio en la política y los medios de comunicación. Antonio Gramsci decía que en la vida había que tomar partido, que la indiferencia es una forma de cobardía, quizás la peor. Desde que decidí escribir y publicar he tomado claramente un partido, el de sacar a la luz a los cómplices de la dictadura, pero no solo a ellos. En ese sentido, Quién Mató a Patricia Mardones es bastante político y partisano, y me gusta que así sea. En la novela hago referencia a un líder de ultraderecha y a su partido, hoy ese político va segundo en las encuestas y ello ha ocurrido, precisamente, a vista y paciencia de los indiferentes de siempre apoyado por los medios y la TV. Como señalaba Gramsci en El odio a los indiferentes, la maldad sucede no por una coincidencia o mala suerte, sino que por haber consentido a que ciertas personas llegaran al poder: corruptos, fanáticos e incompetentes, es decir, cuando ocurre el triunfo de los indiferentes. Por ello, no debemos minimizar a esas voces que claman por barbarie, que exacerban miedos atávicos, y que, ante la falta de argumentos, recurren al uso indiscriminado de la mentira. Por fortuna, aún tenemos a la literatura para desenmascararlos.

Aceptamos!